Cruz Roja Mexicana

  • client logo 4

La Cruz Roja se originó en Europa a mediados del siglo XIX, como una respuesta humanitaria para atender a los militares heridos en el campo de batalla durante la guerra franco-prusiana.

Para trazar la historia del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, debemos remontar al 8 de mayo de 1828, fecha del nacimiento de su precursor, el señor HENRY DUNANT, que desde pequeño, se interesó por las acciones humanitarias en su ciudad natal, Ginebra, Suiza.

A la edad de treinta años y convertido en hombre de negocios, Dunant viaja a Lombardía con la intención de entrevistarse con el emperador Napoleón III de Francia y obtener un permiso a fin de fortalecer su empresa de molinos de trigo.

Al llegar a la región de Solferino, en el norte de Italia, el 24 de junio de 1859, encuentra que el ejército de la alianza franco-italiana combate con el ejército austríaco y que miles de personas yacen heridas o muertas en el campo de batalla.

Este hecho da origen a la Cruz Roja. Dunant, sorprendido por la falta de asistencia a los militares caídos, decide auxiliarlos con la ayuda de los pobladores de la región.

A pesar de la resistencia inicial de éstos a colaborar, logran rescatar a unos 4.000 soldados y suministrar información a los familiares de las víctimas de la “batalla de Solferino”.

Sin haber logrado sus propósitos comerciales y concluida la actividad humanitaria que había emprendido a favor de las víctimas de Solferino, Dunant decide regresar a Ginebra.

Su historia.

Lleva consigo una visión diferente de las guerras, que desea compartir con gobernantes, jerarcas de Estado y ciudadanos europeos.

Esta idea lo lleva a escribir el libro Recuerdo de Solferino, publicado en noviembre de 1862.

En Recuerdo de Solferino, Dunant relata su experiencia y destaca, sobre todo, la poca preparación de los ejércitos para dar asistencia a los soldados caídos en el campo de batalla. A partir de ese momento, Dunant se consagra a materializar dos ideas:

“¿No se podría fundar sociedades voluntarias de socorro cuya finalidad sea prestar o hacer que se preste, en tiempo de guerra, asistencia a los heridos?”

“¿No sería de desear que aprovechen la ocasión de esa especie de congreso para formular algún principio internacional, convencional y sagrado que, una vez aprobado y ratificado, serviría de base para Sociedades de socorro a los heridos en los diversos países de Europa?”

El libro es conocido inicialmente en Ginebra, donde recibe apoyo de cuatro miembros de la Sociedad Ginebrina de Utilidad Pública, que acuden a Dunant para conocer más en detalle sus ideas.

Así el 17 de febrero de 1863, Henry Dunant, junto con el presidente de la Sociedad Ginebrina, el abogado Gustave Moynier, el general Guillaume Henry Dulfour y los médicos Louis Appia y Thedorore Maunoir, fundan el Comité Internacional de Socorros a los Militares Heridos, conocido en esa época con los nombres de Comité de los Cinco o Comité de Ginebra y, a partir de 1876, con el de Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Su legado.

Se inicia asi la realización de las ideas de Dunant.

Para que estas se conocieran en otros países, el Comité Internacional convoca a una conferencia de expertos en Ginebra, que se celebra del 26 al 29 de octubre de 1863 y a la cual concurren representantes de 16 países.

En diez resoluciones, estos elaboran la carta de fundación de la Cruz Roja y determinan las funciones y los medios de que dispondrán los Comités de Socorro, propuestos por Dunant.

En la actualidad, estos Comités de Socorro son conocidos con el nombre de Sociedades nacionales de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja (Sociedades Nacionales).

En ese momento, se considera también que las Sociedades Nacionales deberán contar con un emblema que permita identificarlas y se llega a mencionar el emblema de la cruz roja sobre el fondo blanco.

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (el Movimiento) es la organización humanitaria más grande del mundo que busca proteger la vida y la dignidad de las personas para lo cual convoca la participación de voluntarios y voluntarias.

Procura enmarcarse a las necesidades de la humanidad, respondiendo a los múltiples requerimientos tanto en tiempo de paz como de conflicto y en situaciones de normalidad, como de grandes catástrofes naturales.

Los días 27 y 28 de agosto de 1909, el norte de México se vio afectado por una serie de lluvias torrenciales, que ocasionaron graves desastres en la ciudad de Monterrey Nuevo León, afectando a más del 50% de la población, motivo por el cual la ayuda parte de Ciudad de México el 3 de septiembre; al frente de la brigada y como responsable de los socorros se designó al Dr. Fernando López y a su esposa la Sra. Luz González Cosío de López, acompañados por un grupo de amigas filántropas, partieron con rumbo a la devastada ciudad de Monterrey llevando víveres y ayuda humanitaria, fue así como se constituyó la primera brigada de la Cruz Roja Mexicana. A partir de entonces la Sra. Luz Erendida inició un arduo trabajo que vino a rendir frutos cuando el General Porfirio Díaz expidió el decreto No. 401 con fecha 21 de febrero de 1910, por el cual reconoce oficialmente la creación de la Cruz Roja Mexicana. Por lo anterior es que Luz González Cosío de López es considerada como la fundadora de esta organización. Aunque en sus estatutos se le denominaba Asociación Mexicana de la Cruz Roja; este decreto (401) entra en vigor con su publicación en el Diario Oficial de la Federación el 12 de marzo del mismo año.

Temas relacionados